jueves, 8 de diciembre de 2011

[ANÁLISIS] Need for Speed: The Run


Título: Need for Speed: The Run
Desarrolladora: Black Box
Distribuidora: Electronic Arts
Fecha de lanzamiento: 17/11/2011
Calificación PEGI: 12
Idioma: Completamente en castellano.
Plataformas: Xbox 360, Playstation 3, PC, Wii, 3DS, iOS
Página oficial: Página oficial del juego


Ediciones del juego


La Edición normal contiene caja, manual y juego.



Need for Speed te lleva a recorrer EE.UU de costa a costa en una carrera frenética con coches de lujo.


La ruta 66 será la que sigamos en nuestra "aventura".

The Run.

Eres Jack Rourke, un piloto callejero de poca monta que se ha metido en un gran lío con la mafia local. Antes de que pongan fin a tu miserable vida, te ves envuelto en la participación en una carrera ilegal llamada The Run, a lo Gumball 3000 y pilotando coches deportivos de auténtico lujo recorriendo todo el continente norte-americano, desde San Francisco a Nueva York.

En el modo historia, tu misión es simple: Has de recorrer las carreteras de Estados Unidos adelantado a rivales, esquivando a la policía y llegando en determinada posición para seguir en activo.


Con estos cochazos a ver quien se resiste a no respetar los limites de velocidad...

Habrá variedad de escenarios, según en la zona de américa en la que nos encontremos. Las calles de las ciudades como San Francisco o Las Vegas, destacan sobre los paisajes salvajes y desérticos del Valle de la Muerte o boscosos de la zona del parque de Yosemite. Cada zona tendrá sus peligros inherentes y no será raro tener que esquivar una avalancha en alguna zona nevada o lidiar con un enorme charco de agua derramada por el exceso de lluvia. Será todo un placer visual recorrer la geografía Yankee, os lo aseguramos.

En las distintas etapas, nuestros objetivos variarán. En algunas zonas tendremos que sobrepasar a cierto número de rivales para poder seguir adelante, en otras bastará con llegar a tiempo a determinados puntos de control o de batirse en duelo con 2 o 3 rivales a los que deberemos adelantar de uno en uno y manteniéndonos en cabeza unos segundos sin quedar eliminados. Todo ello aderezado con la sombra alargada de la policía local que intentará detenernos de mi maneras posibles; sacándonos de la carretera, poniendo barricadas y hasta frenando de golpe delante nuestra en todo un alarde de agresividad autoritaria.


Los rivales no nos lo van a poner nada fácil.

Cuando tengamos la desgracia de salirnos de la carretera o queramos enmendar algún error en la conducción, los llamados "Retrocesos" podrán ser activados un número limitado de veces para devolvernos automáticamente a un punto de control anterior. Así, tendremos alguna opción más de salir victoriosos. Por desgracia, a veces, estos retrocesos se activan simplemente por el hecho de salirnos unos centímetros de la ruta prefijada lo cual es bastante frustrante.

Los coches, todo un repertorio de caballos desbocados.

Aquí no vais a encontrar Renault, Citroen o marcas normalitas sino que todo lo que sea susceptible de ser conducido tiene que tener prestaciones de superdeportivo o de poderosísimo muscle-car. En resumen que los sueños húmedos de todo adicto a la velocidad se verá materializado en forma de Porsches, BMWs, Lamborghinis, Aston Martins y demás joyas de 4 ruedas.

El manejo de los coches puede ser más o menos difícil dependiendo del modelo, de su potencia y de su clasificación por niveles. Cuanto más avancemos en el juego, más monturas iremos desbloqueando.


Que levante la mano el que nunca haya soñado con conducir un bicho de estos.


Lo curioso del modo historia es que solo podemos cambiar de coche (Por normal general salvo excepciones puntuales) en las gasolineras, puntos que aparecen en medio de una carrera y no en todas las rutas. Esto es un arma de doble filo pues si hacemos una mala elección como elegir un coche de escasa maniobrabilidad en una carretera de curvas angostas, la pifiaremos ya que estaremos obligados a terminarla con este mismo vehículo. La elección del coche, es muy importante. Tenedlo en cuenta.

Dispondremos de nitro, que se irá recargando al realizar acciones como rebufos, conducir en sentido contrario y adelantamientos. Este nitro nos sirve para ir más rapido durante unos valiosos segundos y de paso levantarnos del suelo si tenemos la suerte (o la desgracia) de activarlo en un cambio de rasante pronunciado.


Y para romper el hielo...

No solo de motores vive The Run y es que los desarrolladores en su afán por hacer juegos cada vez más parecidos a películas de cine, se han currado algunas escenas Quick-Time event en las que tendremos que correr, pero a pie. En ciertas ocasiones, la policía nos perseguirá a patita y tendremos que pulsar botones como locos para zafarnos. No es que resulten muy divertidas pero son un soplo de aire fresco respecto a las alocadas carreras.


Aquí tenemos a Jack intentando dar esquinazo a un agente de la ley.

No lo hemos comentado antes, pero al terminar o realizar determinadas acciones durante el modo historia, iremos acumulando puntos de experiencia que hacen aumentar nuestro nivel. Realmente esto no sirve para mucho excepto para desbloquear contenidos sin importancia.


Conduciremos de día, de noche, al amanecer y en toda clase de condiciones climatológicas.

Multijugador como guinda.

Como viene siendo la tónica habitual en los juegos de EA, para acceder a los modos multijugador necesitaremos un Pase Online, que viene de serie con el juego cuando es nuevo pero que habrá que adquirir si pretendemos comprarlo de segunda mano (Aunque nos den 2 días de prueba gratuíta en ese último caso).


Online contra otros jugadores y en carreteras nevadas. Nos encanta..

The Run cuenta con el famoso sistema Autolog con el que se estrenaron ediciones anteriores. Para los que no lo sepan, esto no es más que un sistema de estadísticas que nos compara con nuestros amigos que también jueguen al título, tanto en el modo historia como en los modos competitivos online.

Los modos competitivos son bastante variados y alargaran la vida del título más allá de las 4 o 5 horas que dura el modo historia.

Versión Nintendo 3DS, Wii e iOS


En Wii y 3DS nos encontramos con gráficos, lógicamente, inferiores. En iPad, iPhone y iPod Touch la diferencia no es tanta.

La versión del juego para Wii y Nintendo 3DS de Need for Speed: The Run difiere bastante de la de Playstation 3 , Xbox 360 y PC, tanto que es un juego distinto totalmente. La versión para dispositivos iOS de Apple es más fidedigna.

Al margen del apartado técnico, nos encontramos con un juego muy cambiado en el que aunque también debemos hacer lo mismo (Correr como posesos para ganar), el protagonista y la historia cambian y las cinemáticas en vez de presentársenos como escenas generadas con el motor del juego, se han hecho al estilo comic pero con voces reales en perfecto castellano.


El minimapa se muestra en la pantalla inferior y se nos antoja muy útil para conocer el trazado.

La diferencia más notable es que ahora en medio de las carreras tendremos la oportunidad de jugar a minijuegos que hemos de superar para continuar, tales como sacar de la nieve a un coche volcado, rascar la pantalla literalmente para activar el nitro en un salto, hacer acrobacias etc...

Los modos multijugador se mantienen aunque se ha reducido el número de oponentes contra el que competir.


Los daños en vehículos siguen presentes en estas versiones también.

En 3DS el efecto 3D está muy logrado al igual que la sensación de velocidad. El juego planta cara e incluso parece superar ligeramente a Ridge Racer, único referente actual en el genero de carreras de la nueva portátil de Nintendo.





Técnicamente hablando

Técnicamente, Need for Speed: The Run no está a la altura de grandes del género como Gran Turismo 5, Forza 4 o Project Gotham (Hablando de las versiones para 360, PS3 y PC) pero se les acerca bastante. Los entornos están muy bien recreados y aunque no son calcos fieles de los paisajes reales en los que se inspiran, nos evocan la sensación de realmente estar ahí.


La poli nos perseguirá hasta en helicóptero.

Por contra, los coches si son reales, muy bien modelados y con posibilidad de daños tras cada rozadura, choque o vuelco. En Need for Speed nos permiten hacer de un flamante Porsche un destartalado coche de Destruction Derby.

La sensación de velocidad, sobre todo desde las vistas interiores de los vehículos es impresionante. Una de las más logradas que hemos visto, solo comparable a la de títulos como Burnout.

La banda sonora es también muy cañera y pega perfectamente con el estilo de juego en el que se enmarca.

¡Quiero ver el juego en movimiento!

Aquí tenéis algún vídeo:




EN RESUMEN

A favor:
+ La sensación de velocidad es impresionante.
+ Gran cantidad de vehículos de lujo que pilotar.
+ Las persecuciones son adictivas.

En contra
- Modo historia algo corto.
- Tiempos de carga algo largos entre carreras.
- No poder salirse de la ruta prefijada.



Need for Speed: The Run es un juego de notable que combina a la perfección el equilibrio entre una carrera realista y un arcade veloz aderezado con persecuciones y choques. El modo historia nos hará recorrer EE.UU de costa a costa y cuando nos cansemos podremos darle cera a nuestros amigos en multijugador. Se le echa en falta algo más de libertad a la hora de decidir nuestra ruta en las carreras.




Nota final:
7.5

3 comentarios:

Mundo Tecnologico dijo...

Nombre:Chatear Gratis
Sitio Web: http://www.chateargratis.org/
Que buen análisis de esto juego, aparte de todo esto es un juego muy bueno, que viene con gráficas excelentes.

David dijo...

Siempre me han gustado preferentemente los juegos de carreras de autos y por eso me gusta conseguir distintos tipos de ellos. Cuando tengo que comprar juegos play 3 siempre tiene que haber entre ellos alguno de autos, y otro de deportes

Richard Site dijo...

run

Entradas anteriores